Hasta siempre Trebol

. Historias APAMaGueras

 

Hace ya más de un año con gran alegría conseguimos rescatarte, habiéndole dado ya por perdido, y traerte a casa junto a tu compañera Menta.

Esa fue la primera de muchas alegrías que nos diste.

Gatazo imponente, ojos penetrantes, tamaño de pantera... mi preciosa pantera negra. Tan grande tu personalidad como tu cuerpo. Cariñoso, paciente con el peque, jugetón, gamberro, masajista de espaldas por vocación, aplasta-tripas... siempre buscando contacto, siempre dando amor y alegría.

Fuerte, con gran valentía superaste los problemas urinarios, dejándote tratar, confiando, siempre confiando. Gatazo fuerte, lo demostraste, pero por desgracia, no invencible... Y con el corazón roto, tenemos que decirte adiós. Agradecidos por todo el amor que nos has dado, por la alegría que desprendías, por las carcajadas arrancadas jugando, por compartir cama con nosotros todas estas noches, por estar siempre pegado a nosotros, como guardián, siempre velando, agradeciendo cada caricia con topaditas y amasamientos.

Te queremos mucho, Trébol. Siempre estarás en nuestro recuerdo, ocupando un lugar aún mayor del que físicamente ocupabas, mi enorme pantera negra.

Inyección energía positiva: Oscar (Goku)

. Historias APAMaGueras

Hola amig@s

oscar goku pOs escribo para contaros como llegó este pequeñajo a nuestras vidas y cómo nos ha vuelto locos en todos los sentidos.

Un día de diciembre leí a través de vuestro FB la noticia de que se habían encontrado a un pequeñín en un contenedor. Era minúsculo y no tenía ni dos meses de vida. Sin pensarlo me puse en contacto con vosotras y me fui a verle por la mañana, esa misma tarde me lo traje a casa. 

Ya tenía otro perro, mayor, y aunque siempre pensé que cuando Goro, que es como se llama, ya no estuviera con nosotros no iba a tener otro, no me pude resistir a traerme al pequeñajo a casa.

No me fOscar gokuijé en si era un perro de raza o no, eso no era importante. Ahora creemos que es un pequeño lebrel italiano o galgo italiano.

Al principio Óscar, que es el pequeñajo, al pobre Goro lo tenía frito, le mordía, se le subía encima... ahora cada uno ya tiene su sitio y se respetan y no pueden vivir el uno sin el otro.

Todavía no tiene 2 años y sigue siendo un perro inquieto, juguetón y muy muy muy cariñoso. 

Me encanta verle en el parque canino jugando y corriendo como un loco, y sobre todo me encanta como te recibe cuando llegas a casa, aunque sólo hayas ido a comprar el pan. 

Creo que el tener a los perros ha sido una de las mejores cosas que he hecho en mi vida.

Ahora no podría vivir sin ninguno de los dos!!! Oscar goku ygoro

Si Mahoma no va a la montaña…

. Historias APAMaGueras

20140221 170814 resized 1La montaña va a Mahoma. Eso es un poco la historia de Hugo, un apamaguero que acaba de recorrer 1.500 kilómetros para encontrarse con su casa definitiva. Exactamente de Madrid a Munich (Alemania), dónde le esperaba Martha. Ella buscaba un nuevo integrante de su familia después de que el último gato con el que vivía falleciera. Buscó en las protectoras alemanas pero no encontró unos ojos que le miraran como ella necesitaba. Su hija abrió Facebook –benditas redes sociales- y allí encontró una foto de Hugo. Antes de que pudiera saber más sobre la historia de este cruce de Teckel, Martha ya gritó: ‘Ese es mi perrito’.
Y eso que en la foto Hugo no salía especialmente favorecido. Apamag lo encontró en la perrera y después de irse a una casa de acogida las cosas se le torcieron. Se puso malito. Hasta tuvo que ser ingresado y cambiar de casa de acogida. Pero haciendo gala de la capacidad de superación y supervivencia que los animales tienen, Hugo se repuso en tiempo record. La otitis que traía según el veterinario de más de un año, desapareció en dos semanas. Ni el nuevo pienso, ni las cataratas congénitas, ni la desconfianza de su nueva compañera de casa (sólo al principio), hizo que el pequeño Hugo no se sintiera a gusto.
20140222 003352 resizedY después de mes y medio –el tiempo necesario para recuperarse, complementar todas las vacunas, pruebas y demás burocracia para viajar-, Hugo recogió sus cosas y se metió en el trasportín en Barajas sin tener ni idea del cambio que iba a dar su vida. Cuando salió, le esperaba una casa con jardín, un bosque inmenso y la dulzura de Martha y su familia. Parece que Hugo es un velocista, porque se acomodó en su nueva casa en tiempo record. ¿Qué cómo lo sé? Porque yo, su casa de acogida durante este mes y medio, me aseguré de que todo fuera bien, acompañándolo a Múnich, conociendo a Martha y su familia y ayudando en la transición de Hugo. Una experiencia que me devuelve la esperanza en la buena voluntad de la gente, en la capacidad de cambiar el mundo que tenemos todas y todos y que me ha proporcionado una familia en Múnich para siempre.
Si aún tienes dudas de lo bueno que es ser casa de acogida, pregunta a APAMAG

Laura L. Ruiz

20140222 080923 resized 20140222 122018 resized

RUMBA Y YO

. Historias APAMaGueras

Me gustaría hablaros de mi perra Rumba, adoptada a través de APAMaG. Mi hijo se encontró una gata y estuvimos buscando compañera para ella. A él le había mordido un cocker cuando tenía dos años y tuvo una especie de pseudofobia. Yo sabía que la solución era un perro y otra cosa que tenía clara era que la vía era la adopción porque en España se abandona a un perro cada tres minutos. Pero, ¿cómo hacerlo si no conocía ninguna organización?

rumba1Viendo el muro de mi prima Ester, se etiquetaba constantemente con perros de una ‘organización’ y pinché .De repente vi una camada de bretoncillos y yo, que hago las cosas a golpe de latido, me tiré al agua helada sin consultar y dije: “’¡¡¡Quiero una hembra!!!”.

APAMaG funciona de lujo. Rellene mi cuestionario y en dos días recogí en Ocaña al ser que me acompaña cada día en este mundo de locos y me hace la vida más fácil.

No hace falta que hables Rumba, me basta con tu presencia diaria, con tus lametazos en medio de mis pesadillas, con cómo quieres a mis niños… Da igual lo que dures, eres mi otro yo, mi compañera y amiga.

RumbaRumba3

Gracias, Rumba.

Feliz cumple, princesa. ¡¡¡Te quiero!!!

 

La segunda oportunidad

. Historias APAMaGueras

“La vejez existe cuando se empieza a decir: nunca me he sentido tan joven.- Jules Renard”

Envejecemos. Como ser humano, nos hacemos mayores, y enzack histApamagueras la mayoría de los casos, nos lamentamos de las muescas que el paso del tiempo deja en nuestros cuerpos; siempre rememoramos aquellos años que fueron mejor, con nostalgia.

Pero mientras el ser humano es nostálgico, los animales sólo miran para adelante. Como nosotros, para ellos envejecer también tiene sus contras, pero disfrutan mucho más de sus pros: saben que su capacidad de amar es ilimitada, saben el arte de perdonar sin rencor que después de 8 años compartidos con una familia le dejen para morir de una infección o sacrificado en una perra. Lo saben porque en el segundo 2 de estar de nuevo en otra casa, con otra gente que es ajena, vuelve a amarlas como si esos 8 años los hubiera vivido con ellos y no existiera la decepción.

Y no es viejo, porque lo huele todo, lo busca todo, y todo lo mira con unos ojos abiertos llenos de curiosidad, y un poco vidriosos por la sabiduría. Lo observa todo, tranquilo, esperando siempre que le digas lo que tiene que hacer, como ya le enseñaron antaño. Porque él ya sabe lo que tiene que hacer. Te quiere desde el momento en que cogiste en brazos el saco de huesos que estaba hecho, intentando sobrevivir un día más en la perrera. Porque no quería morir. Porque todavía tenía mucho amor que dar y muchos olores que descubrir.

Te sigue, te observa. No molesta, no ladra, ni siquiera está nervioso. Sólo te mira con los ojos muy abiertos: con curiosidad, esperando que le digas qué quieres que haga, hasta dónde quieres que te acompañe.

El sitio que le digas será su sitio para siempre, esperando que siempre sea siempre a tu lado. Sólo quiere observarte, seguirte, hacerte mimos y que le rasques un poquito.

¡ Ah bueno¡ Y que le des de comer blandito porque el tiempo en la calle pasó factura y no tiene dientes. Que le saques a seguir descubriendo olores nuevos y a correr detrás de las hembras: porque es feliz y quiere y le gusta: correr, olfatear, disfrutar; y estar en casa contigo a la vuelta del paseo, disfrutando de su rincón y vuestras cositas.

EL de la foto es Zack, un caniche de 8 años que llevaba 4 meses en la perrera y fue sacado, al límite de su cuenta final, por APAMAG. Esta es su historia, pero también es la historia de tantos otros, que tras una vida de lealtad son puestos a terminar sus días de la forma más infame.

Pero además esta es una historia sin escribir, porque Zack busca un hogar y tiene mucho que dar. Como la de sus otros compañeros perrunos “Senior”, que buscan una adopción.

Podéis adoptar por compasión, yo confieso que fue uno de mis primeros sentimientos: antes de ver y conocer a Zack.

Inmediatamente se transformó en admiración, y en la creencia y convicción de cuán acertada hubiera sido elegirlo como perro de compañía, porque a su edad, es perfecto: no es triste, no es viejo; pero tampoco destroza muebles, ni se lleva mal con otros perros, ni ladra, ni se orina. Todo lo contrario: conoce las órdenes básicas, te obedece hasta el fin del mundo, es feliz y se mueve, busca y olisquea.

Un senior como compañero no sólo es una segunda oportunidad, es un compañero que ya sabe muchas cosas y que está deseando demostrártelas, y que le enseñes otras tantas siempre que compartas con él el resto de su vida. Y sí, se lo merecen, y mucho: ya se lo ganaron.zack20140208 175626

Busca a tu nuev@ amig@