RUMBA Y YO

. Historias APAMaGueras

Me gustaría hablaros de mi perra Rumba, adoptada a través de APAMaG. Mi hijo se encontró una gata y estuvimos buscando compañera para ella. A él le había mordido un cocker cuando tenía dos años y tuvo una especie de pseudofobia. Yo sabía que la solución era un perro y otra cosa que tenía clara era que la vía era la adopción porque en España se abandona a un perro cada tres minutos. Pero, ¿cómo hacerlo si no conocía ninguna organización?

rumba1Viendo el muro de mi prima Ester, se etiquetaba constantemente con perros de una ‘organización’ y pinché .De repente vi una camada de bretoncillos y yo, que hago las cosas a golpe de latido, me tiré al agua helada sin consultar y dije: “’¡¡¡Quiero una hembra!!!”.

APAMaG funciona de lujo. Rellene mi cuestionario y en dos días recogí en Ocaña al ser que me acompaña cada día en este mundo de locos y me hace la vida más fácil.

No hace falta que hables Rumba, me basta con tu presencia diaria, con tus lametazos en medio de mis pesadillas, con cómo quieres a mis niños… Da igual lo que dures, eres mi otro yo, mi compañera y amiga.

RumbaRumba3

Gracias, Rumba.

Feliz cumple, princesa. ¡¡¡Te quiero!!!

 

Busca a tu nuev@ amig@