Información

Tamaño: grande
Sexo: Hembra
Raza: x mastin
Estado: Otro

Descripción

El día que vimos esos ojos tristes por primera vez, en una foto que nos mandaron de la perrera, nos llegaste tan adentro que no podíamos olvidarnos de tu mirada. Sabíamos que tenías mucho miedo, que necesitabas empezar a confiar en el ser humano y que en ese cuerpote grande y torpón había un corazón de oro. Cuando te sacamos de allí y nos llegaron tus primeros vídeos en tu casa de acogida, comiendo, jugando, saltando con esas patazas enormes, siendo feliz… sentimos que toda esta lucha merecía la pena porque eras el ejemplo de que las cosas podían salir bien. 
Hoy, Kaoma, ya no estás con nosotros. Ayer, en medio de la cirugía para castrarte, tu corazón se paró y no volvió a latir más. Cruzaste el Puente del Arco Íris. No se pudo hacer nada para retenerte a nuestro lado. Y nos dejaste rotos a nosotros, a tu casa de acogida que iba a ser tu familia definitiva, a todos los que vimos esos ojos tristes por primera vez en esa fotografía. 
Nos queda el consuelo de que no sufriste ni por un segundo. Nos queda el pesar de que apenas te pudimos dar un mes de felicidad. Todo es tan injusto que nos tenemos que agarrar a algo para no hundirnos del todo. 
Sabes, Kaoma, tu casa de acogida te adoraba, tus madrinas te adoraban, te adoraban los voluntarios que te sacaron de la perrera, te adoraban todos los voluntarios de APAMaG. Te has ido rodeada de un montón de amor. Te quería tanta gente que jamás te lo hubieras podido imaginar cuando estabas en la perrera. 
A todos los peludos que te encuentres en el Puente del Arco Íris les podrás contar que el ser humano no es tan malo como parece, que hay gente buena, que un día un montón de gente se unió para que no volvieras a dormir entre barrotes, que te fuiste teniendo un nombre y que por desgracia eso no lo pueden decir todos los peludos…
Como le pedimos a todos los apamagueros que cruzan el Puente del Arco Íris, cuídanos desde allí. Y danos aire para que no nos ahoguemos y podamos seguir adelante salvando a otros que, como tú, pasaron parte de su vida con la tristeza en los ojos.


Kaoma

Busca a tu nuev@ amig@